Hola, no creo que te acuerdes de mi, soy ese papá que se cruza contigo cuando voy a dejar a mi hijo a la misma hora que tú vas a dejar al tuyo, desde mañana comenzaré a saludarte ya que pensándolo bien, somos parte del mismo colegio, probablemente nuestros hijos se topan cuando van al baño, en el kiosko, la biblioteca, en inspectoría... quizás ellos se conocen y nosotros ni siquiera nos hemos dado el tiempo de estar al tanto de aquello... en fin, tanto tu hijo como el mío pasan bastante tiempo en el colegio, comparten recreos, instalaciones, profesores y vivencias que atesorarán para toda su vida y es por eso siento que es necesario que para potenciar, proteger y propiciar el entorno donde se desenvuelven tantas horas al día, nos comencemos a saludar para generar ese necesario puente entre el colegio y la casa y generemos una relación armónica entre donde aprenden y donde se educan. Generemos comunidad, hagámonos parte de sus procesos y sus entornos y enseñémosles que los papás también somos colegio y que somos parte de ese todo viviéndolo junto a ellos.

Te propongo que seamos cordiales, respetuosos y participativos y que comencemos a crear el colegio que queremos ya que si les preguntamos a nuestros hijos si se quieren cambiar, lo más probable es que te digan que no porque ahí tienen sus amigos o porque le tienen cariño a algún profesor o inspector... ellos ya tienen el colegio que quieren porque trabajan día a día en encantarse con su entorno, el trabajo pendiente lo tenemos nosotros como papás, es por eso que te escribo, para que sepas que la próxima vez cuando nos crucemos, te saludaré y es porque estoy convencido que es el primer paso para hacer el colegio que como papá deseo para mi hijo.

Afectuosamente,

Un papá